RESOLUCIÓN DE LA
CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

*

DE 1 DE SEPTIEMBRE DE 2016
CASO CONTRERAS Y OTROS VS. EL SALVADOR
SUPERVISIÓN DE CUMPLIMIENTO DE SENTENCIA
VISTO:
1.
La Sentencia de fondo, reparaciones y costas emitida el 31 de agosto de 2011
(en adelante “la Sentencia”) por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (en
adelante “la Corte Interamericana”, “la Corte” o “el Tribunal”)1, mediante la cual
aceptó el reconocimiento de responsabilidad internacional efectuado por la República
de El Salvador (en adelante “el Estado” o “El Salvador”) y declaró a éste responsable
internacionalmente por las desapariciones forzadas de Ana Julia Mejía Ramírez,
Carmelina Mejía Ramírez, Gregoria Herminia Recinos Contreras, Julia Inés Contreras,
Serapio Cristian Contreras y José Rubén Rivera Rivera. Las desapariciones fueron
perpetradas por miembros de las Fuerzas Armadas entre 1981 y 1983, durante la fase
más cruenta del conflicto armado interno en El Salvador, y se insertaron en el patrón
sistemático de desapariciones forzadas de niños y niñas, quienes eran sustraídos y
retenidos ilegalmente por miembros de las Fuerzas Armadas en el contexto de los
operativos de contrainsurgencia, práctica que implicó, en muchos casos, la apropiación
de los niños y niñas e inscripción con otro nombre o bajo datos falsos. A la fecha de la
Sentencia, habían transcurrido aproximadamente 30 años desde el inicio de dichas
desapariciones forzadas, sin que ninguno de sus autores materiales o intelectuales
hubiere sido identificado y procesado, sin que se conociera toda la verdad sobre los
hechos, y únicamente se había establecido el paradero de Gregoria Herminia Recinos
Contreras por la acción de un organismo no estatal. La Corte determinó que el
conjunto de violaciones establecidas en perjuicio de Gregoria Herminia Recinos
Contreras configuraron una afectación a su derecho a la identidad. El Tribunal también
constató que Gregoria Herminia fue sometida a varias formas de violencia física,
psicológica y sexual durante los diez años que permaneció bajo la custodia de un
soldado. Asimismo, las circunstancias de este caso demostraron que las tres familias
afectadas por las desapariciones de uno o más de sus hijos e hijas vieron su
sufrimiento agravado por la privación de la verdad tanto respecto de lo sucedido como
del paradero de las víctimas, y por la falta de colaboración de las autoridades estatales
a fin de establecer dicha verdad2. La Corte estableció que su Sentencia constituye, por
*

El Juez L. Patricio Pazmiño Freire no participó en la deliberación y firma de la presente Resolución
por razones de fuerza mayor.
1
Cfr. Caso Contreras y otros Vs. El Salvador. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 31 de
agosto de 2011. Serie C No. 232. El texto íntegro de la Sentencia se encuentra disponible en:
http://corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_232_esp.pdf. La Sentencia fue notificada al Estado el 6 de
octubre de 2011.
2
El resumen oficial de la Sentencia emitido por la Corte puede ser consultado en el siguiente enlace:
http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/resumen_232_esp.pdf.

Select target paragraph3