RESOLUCIÓN DE LA
CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS*
DE 28 DE NOVIEMBRE DE 2018
CASO FORNERÓN E HIJA VS. ARGENTINA
SUPERVISIÓN DE CUMPLIMIENTO DE SENTENCIA
VISTO:
1.
La Sentencia de fondo, reparaciones y costas (en adelante “la Sentencia”) dictada por
la Corte Interamericana de Derechos Humanos (en adelante “la Corte Interamericana”, “la
Corte” o “el Tribunal”) el 27 de abril de 20121. La Corte declaró la responsabilidad
internacional de la República de Argentina (en adelante “Argentina” o “el Estado”) por la
violación de los derechos a las garantías judiciales, a la protección judicial y a la protección a
la familia y por el incumplimiento de su obligación de adoptar disposiciones de derecho
interno, en perjuicio del señor Leonardo Aníbal Javier Fornerón (en adelante “el señor
Fornerón”) y de su hija biológica M., así como por la violación a los derechos del niño en
perjuicio de esta última. Dichas violaciones se declararon debido a la falta de debida diligencia
de las autoridades judiciales2 a cargo de los procesos de guarda judicial y posterior adopción
de M. por parte del matrimonio B-Z3. El proceso de guarda inició en agosto de 2000, un mes
y medio después del nacimiento de M., quien ya había sido reconocida legalmente por el señor
Fornerón como su hija y, en diciembre de ese año, se confirmó dicha paternidad mediante
prueba de ADN. Las decisiones judiciales sobre la guarda y posterior adopción de M. fueron
tomadas sin tomar en cuenta la voluntad del señor Fornerón, quien, desde el inicio de los
procesos, manifestó de manera expresa y reiterada, su voluntad de cuidar y no continuar
separado de su hija, y sin que se constatara alguna circunstancia excepcional que ameritara
la separación del padre de su hija. También, las referidas violaciones se declararon por la falta
de establecimiento de un régimen de visitas a favor del señor Fornerón, y por la falta de
investigación penal sobre la supuesta “venta” de la niña al matrimonio B-Z debido a que los
hechos de entrega de la niña por parte de su madre biológica al referido matrimonio no
encuadraban en ningún tipo penal del ordenamiento argentino. Lo resuelto en los referidos
procesos judiciales generó afectaciones significativas, irreversibles e irremediables a los
derechos del señor Fornerón y de su hija, ya que M. fue separada de su padre biológico y,
además, no se les dio acceso a un régimen de convivencia durante los primeros doce años de
la vida de M., etapa fundamental en su desarrollo4. La Corte estableció que su Sentencia
constituye por sí misma una forma de reparación y ordenó al Estado la adopción de diversas
medidas de reparación adicionales (infra Considerando 1).

*
El Juez Eugenio Raúl Zaffaroni, de nacionalidad argentina, no participó en el conocimiento y deliberación de la
presente Resolución, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 19.1 del Reglamento de la Corte.
1
La Sentencia fue notificada el 1 de junio de 2012. Cfr. Caso Fornerón e hija Vs. Argentina. Fondo, Reparaciones
y Costas. Sentencia de 27 de abril de 2012. Serie C No. 242. El texto íntegro de la Sentencia se encuentra disponible
en: http://corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_242_esp.pdf.
2
Por inobservancia de requisitos legales, omisiones probatorias, estereotipos en la fundamentación de decisiones
y demora en el proceso. Cfr. Caso Fornerón e hija Vs. Argentina, supra nota 1, párrs. 78 a 106.
3
En la Sentencia, la Corte se refirió a la niña como M. y al matrimonio adoptante como B-Z con el fin de proteger
la identidad de aquella.
4
Durante ese tiempo M. y el señor Fornerón tuvieron un único encuentro, cuando la niña tenía cinco años y
cuatro meses de edad, por un tiempo de cuarenta y cinco minutos. Cfr. Caso Fornerón e hija Vs. Argentina, supra
nota 1, párr. 40.

Select target paragraph3