1 de febrero de 2018
REF.:

Caso Nº 12.094
Comunidades Indígenas Miembros de la
Asociación Lhaka Honhat (Nuestra Tierra)
Argentina

Señor Secretario:
Tengo el agrado de dirigirme a usted, en nombre de la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos, con el objeto de someter a la jurisdicción de la Honorable Corte Interamericana de Derechos
Humanos, el Caso Nº 12.094 – Comunidades indígenas miembros de la Asociación Lhaka Honhat (Nuestra
Tierra) respecto de la República de Argentina (en adelante “el Estado”, “el Estado argentino” o
“Argentina”).
En su Informe de Fondo Nº 2/12, la Comisión estableció la violación del derecho a la propiedad de
las víctimas por no haberles provisto acceso efectivo al título de propiedad sobre su territorio ancestral,
pese a que, para ese momento, habían transcurrido dos décadas desde que se presentó la solicitud inicial
de titulación en 1991. También determinó la violación del derecho a la propiedad, por cuanto el Estado se
abstuvo de materializar los derechos, legalmente reconocidos, violando así el acceso de las comunidades
indígenas a la implementación efectiva de la ley. Sobre este punto, la CIDH consideró que el Estado
frustró la confianza legítima que las actuaciones de las autoridades provinciales generaron en cabeza de
las comunidades indígenas de acceder a un título común de propiedad territorial. Igualmente concluyó la
violación de los derechos a las garantías judiciales y protección judicial, debido a la falta de provisión de un
procedimiento efectivo para acceder a la propiedad del territorio ancestral; así como a las variaciones
sucesivas en el procedimiento administrativo aplicable a la reclamación territorial indígena, en no menos
de seis ocasiones.
El caso también comprende el desconocimiento de los derechos a la propiedad, al acceso a la
información y al derecho a participar en los asuntos susceptibles de afectarles, en perjuicio de las
comunidades indígenas al haber llevado a cabo obras públicas y otorgado concesiones para la exploración
de hidrocarburos en el territorio ancestral, sin satisfacer los requisitos de adelantar procesos de
expropiación; no amenazar la subsistencia de las comunidades indígenas; realizar consultas previas, libres
e informadas, así como estudios de impacto social y ambiental y garantizar la participación de las
comunidades indígenas en los beneficios derivados de las concesiones otorgadas. Finalmente, la Comisión
determinó otra violación del derecho a la propiedad en perjuicio de las comunidades indígenas, al haber
omitido emprender acciones efectivas de control de la deforestación del territorio indígena mediante la
tala y extracción ilegales de madera.

Señor
Pablo Saavedra Alessandri, Secretario
Corte Interamericana de Derechos Humanos
Apartado 6906-1000, San José, Costa Rica

Select target paragraph3